Para la Intendencia de Montevideo el Servicio de Atención a la Salud  tiene como objetivo general el fortalecimiento del  Primer Nivel de Atención a la Salud en Montevideo. Es decir una atención cercana a la gente, involucrada con el barrio y sus habitantes, con mucha prevención y promoción, con  calidad asistencial y humana en el trato.  
Una y otra vez la valoración de los vecinos sobre las policlínicas de la Intendencia se ha expresado en el apoyo a propuestas de Presupuesto Participativo para ampliarlas o dotarlas de nuevos locales.
Para lograrlo hemos implementado una  estrategia de fortalecimiento del cambio de modelo de atención y de gestión. La definición de áreas territoriales es hoy un paso significativo entre un conjunto de avances que resumimos brevemente.

Definición de la población usuaria.  La campaña de adhesión de usuarios a cada policlínica  dio como resultado 73.146, usuarios adheridos y con carnet, al 31/03/2015.               La informatización de todas las policlínicas corrobora que alrededor de 73 mil usuarios se atienden por año en las policlínicas. Paralelamente la  realización de convenios con ASSE y con Sanidad Policial definieron la población usuaria para la atención de salud de las policlínicas, manteniendo el carácter universal de las actividades educativas.

2.     Mejora de la infraestructura de las policlínicas. Nuevos locales para las policlínicas Casavalle,  Yano Rodríguez, Zully Sanchez, Franciso  Pucci, y ampliaciones en las policlínicas Aquiles  Lanza, Buceo, Punta de Rieles, Barrio Sur, Los Angeles, fueron posibles con el apoyo de los vecinos a través de Presupuesto Participativo  y el convenio con el Lawn Tenis.

3.     Mejora de la gestión. La informatización de toda la red de policlínicas y la implantación de los Compromisos de Gestión  permitieron mejoras significativas de la gestión, optimizando los registros, definiendo y cumpliendo metas de avance en programas y aspectos asistenciales.

4.     Fortalecimiento de las prestaciones en áreas significativas  como salud bucal, nutrición, entre otras.  Si bien existe un desfasaje entre recursos y demandas en muchos perfiles técnicos, en algunas áreas como la salud bucal o nutrición  se pudo ingresar más técnicos y fortalecer significativamente las prestaciones y los programas.

5.     Conformación o fortalecimiento de Redes de Salud por Municipio. Ante la creación de los municipios,  la Div. Salud y el SAS promovieron la  reorganización de las redes de salud tomando como base esos territorios. También  su fortalecimiento  mediante una integración amplia, un funcionamiento regular y una capacidad de iniciativa en relación con problemas de salud de la zona. La realización regular de Asambleas de Salud  por municipio  contribuyo a definir prioridades sanitarias y rendir cuentas con un enfoque participativo.

6. Mejora en las acciones de educación y promoción de salud, incrementando la comunicación y difusión de las mismas. La inclusión de las actividades educativas en la planificación anual  y los compromisos de gestión, mejoró el registro y sobre todo la difusión previa y posterior de las mismas. La creación de Facebook de cada policlínica, o en algún caso lista de correos electrónicos de usuarios, el blog RedesComunitariasdeSalud1 y el Facebook de División Salud, el equipo de comunicación de la División, el canal de You Tube Salud Montevideo, son pasos hacia una comunicación más amplia y con mayor impacto.

7. Participación en iniciativas, campañas y alianzas más amplias de prevención y promoción de salud (Compromiso por el Derecho a la Alimentación Adecuada, Junta de Drogas de Montevideo, etc). La labor de las policlínicas se fortalece y a  la vez aporta  sustantivamente al desarrollo de ámbitos intersectoriales  en grandes temas  de relevancia en las políticas de salud, donde la División Salud tiene responsabilidades.

En función de estas consideraciones se  avanza hoy  en la definición de zonas o ámbitos territoriales  en los cuales las policlínicas tienen responsabilidades  para la atención de salud de la población.
En ese sentido la  RIEPS (RED DE EFECTORES PUBLICOS DE SALUD) desarrolló  una línea de trabajo, de la cual  la Div. Salud fue partícipe, para definir criterios a tener en cuenta en la territorialización. Por su lado la RAP ASSE  también trabajó en el tema, avanzando en definiciones conceptuales y propuestas basadas en segmentos censales. Es un trabajo en construcción y las definiciones actuales podrán perfeccionarse en la medida que se disponga de un padrón general de los usuarios ASSE georreferenciado por sus domicilios.

La RIEPS  tiene definido como proyecto estratégico generar  un sistema de cobertura compartido para los usuarios públicos en  Montevideo. Los convenios  de la IM con ASSE y Sanidad Policial son pasos importantes en esa dirección.

En ese marco  el SAS (SERVICIO DE ATENCION A LA SALUD DE LA IM) encaró  la tarea de definir las áreas geográficas de la atención de sus policlínicas asignando  un  integrante del Equipo Técnico del Servicio con formación en el área , que en colaboración estrecha con el área de Geomática de la IM, realizó un estudio de cada policlínica. Dichos estudios fueron discutidos en cada equipo de salud y en las reuniones de regionales, y avalados como una definición siempre provisoria y susceptible de perfeccionarse.

Se tomó como criterio principal  basar  la zonificación en una muestra representativa de  los usuarios de cada policlínica geo-referenciando sus domicilios. Es decir se priorizó un principio de realidad de adhesión de los usuarios. Y como criterios complementarios  los segmentos censales, la accesibilidad, la presencia de asentamientos, de centros educativos o de cuidados. En nuestro caso partimos de los usuarios y su procedencia para luego acotar geográficamente y demográficamente, incorporar complejidad territorial, accesibilidad, dotación de personal de salud (que incluye definición de nuestro equipo básico de intervención), otros, y así definir las ZIT. Los segmentos censales permiten obtener información más amplia del conjunto de la población de cada zona.

En el primer nivel de atención de salud en Montevideo hay tres niveles de complejidad: a) las policlínicas básicas de Asse (consultorio de médico de familia, enfermera y otro perfil), b) las policlínicas de complejidad intermedia de la IM (equipos interdisciplinarios con médico general, médico de familia, pediatra, ginecólogo, partera, enfermería, psicólogo, odontólogo, nutricionista, administración, medicación), efectores de  Sanidad Policial, Sanidad Militar y BPS y c)  los Centros de Salud de ASSE (todas las especialidades básicas y algunas otras, urgencia, medicación, paraclínica), que son la cabeza sanitaria de sus áreas de referencia.

Tomando algunos de los criterios planteados por la RAP ASSE se trabajó sobre la definición de Zona de Intervención Territorial (ZIT) como área de responsabilidad directa de las policlínicas y Zona de Dependencia (ZD) como área de influencia  más amplia. El Área de Salud (AS) de cada efector es la suma de ambas.

Estas definiciones  de áreas territoriales toman como unidad la atención básica, aunque definen zonas de intervención territorial a todos los efectores, incluyendo las policlínicas IM y los Centros de Salud. En todos los casos la atención básica incluye los equipos interdisciplinarios de las policlínicas, debiendo complementarse con recursos de otros efectores en aquellos recursos que no se poseen en este nivel de atención de la IM.

En la zona de intervención territorial  la policlínica tiene la responsabilidad de la atención con un rol proactivo en el cumplimiento de los programas de salud prioritarios, sobre  un padrón de usuarios determinado.
En la Zona de Dependencia  la policlínica tiene responsabilidad de atención de salud a demanda de los usuarios. Puede darse que las zonas de dependencia de distintos efectores tengas áreas compartidas.
Al mismo tiempo  todas las Áreas de Salud  deben considerarse  insertas en el territorio de los Municipios. Como tales forman parte de las   Redes de Salud que se han ido conformando en cada municipio. Dichas Redes tienen un carácter público privado, incorporan la participación comunitaria en su funcionamiento, y trabajan sobre los problemas de salud priorizados colectivamente.