LA FELICIDAD. COMO BÚSQUEDA EN PROCESOS DE LOGROS COLECTIVOS SUPERIORES...

Foto, Hijos de Ruben; Zelmar y Lucía.

En toda nuestra militancia en diferentes grupos y modalidades de trabajo varias veces nos encontramos con el concepto que dicho en las propias palabras de compañeras se puede definir de la siguiente manera” ayudar a los compañeros, a los vecinos, a la gente me hace muy feliz”•.

Nosotros mismos en varias instancias y al cabo de varios años nos hemos encontrado voluntariando en proyectos solidarios los que nos permitieron instancias que culminaron en manifestaciones de alegría colectiva, casi siempre al momento de evaluaciones . Por otro lado los que estamos promoviendo la idea de la NUEVA CIVILIZACIÓN al destacar toda la referencia al colapso y los problemas que inevitablemente vendrán, nos encontramos con cierto rechazo, como si no hablar del tema y de la proyección hacia el futuro que se nos viene, hiciera que los negativos hechos no ocurrirán. ( ¿Bailando en la cubierta del TITANIC ?) En la reflexión de nuestro equipo llegamos a la conclusión que el mensaje debe comenzar con plantear el tema como forjar la resiliencia para enfrentar dramáticas situaciones pero que también es una oportunidad para lograr gozos y alegrías pequeñas, progresivas, internas, de familia y barrio las que cíclicamente nos harán parte de grandes felicidades. Si no nos organizamos cuando sucedan hechos adversos el sufrimiento será enorme y no habremos gozado ni siquiera de una mínima felicidad. Y no habrá arrepentimiento que valga. Si nos vamos preparando en actos de servicio y acciones reales con los vecinos, compañeros y amigos ya cosecharemos logros que nos harán gozar pequeñas pero lindas alegrías, las que unidas constituirán felicidad plena. Y cuando sucedan las adversidades mayores al ver que las mismas son amortiguadas y disminuidas por nuestra preparación previa, como un valor agregado, la felicidad será enorme, a plenitud en nuestras mentes y corazones

Algunas lecturas…. La felicidad es una emoción que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. La felicidad suele ir aparejada a una condición interna o subjetiva de satisfacción y alegría. Algunos psicólogos han llegado a definir la felicidad como una medida de bienestar subjetiva que influye en las actitudes y el comportamiento de los individuos. Las personas que tienen un alto grado de felicidad muestran generalmente una actitud positiva, al mismo tiempo que se sienten motivadas a conquistar nuevas metas.

Veamos una polémica filosófica que viene del amanecer de humanidad. Aristóteles considera que ser feliz es ser humano en el más pleno sentido de la palabra. Los demás bienes externos se buscan porque pueden acercarnos más a la felicidad, aunque su posesión no implica que seamos íntegramente felices, puesto que no por poseer riquezas garantizamos nuestra felicidad. Epicuro, por el contrario, se pregunta qué es lo que mueve a los humanos a obrar, porque la felicidad consistirá en conseguirlo, y esa cosa es el placer. Sobre esto Aristóteles dice que tampoco solamente la consecución del placer nos hace felices. Habitualmente necesitamos algo más para serlo y eso nos distingue de los animales. Para Aristóteles la felicidad humana se basa en la autorrealización dentro de un colectivo humano, adquirida mediante el ejercicio de la virtud. Sostiene además que todos los hombres están de acuerdo en llamar felicidad a la unidad presupuesta de los fines humanos, el bien supremo, el fin último, pero que es difícil definirla y describirla. De ahí se aprecia la divergencia de opiniones respecto a cómo entender la felicidad: placer para algunos, honores para otros, contemplación (conocimiento intelectual) para otros más. Aristóteles rechaza que la riqueza pueda ser la felicidad, pues es un medio para conseguir placeres o bien para conseguir honores, pero reconoce que existen personas que convierten a las riquezas en su centro de atención.

Reflexiones

La lectura de estas opiniones que nos vienen del pasado, nos lleva a pensar que todavía se mantiene una polémica profunda, el advenimiento de una necesaria nueva civilización debe comprender la refundación de los mejores VALORES, de una nueva UTOPÍA fundada sobre los fuertes cimientos del amor, en un justo equilibrio de lo individual y lo colectivo. Para nosotros es claro que hay muchas y esenciales diferencias entre el PLACER y la ALEGRÍA del deber cumplido por causas colectivas justas. No dejamos de reconocer que el PLACER en sus primeras etapas es algo bueno y necesario para cumplir funciones diversas. El tema es que algunos tipos de PLACER, los principales, al repetirse no producen o no alcanzan a quién lo disfruta y entonces empieza ese mecanismo de incrementos repetidos que llevan muchas veces a la insatisfacción del desenfreno total y lo que es peor… a la muerte. En cambio la ALEGRÍA en la VIRTUD ( según Aristóteles) de las causas justas al repetirse se conforma con la misma sensación de placer colectivo como parte de un proceso de alegría en el trabajo con valores y principios. Es más esa misma actitud de plena conciencia espiritual permite ejercer y disfrutar de los placeres en forma plena pero sin desbordes irreversibles y degradantes Por lo dicho además aquellos que se quedan estancados en las formas de placer, que son las que promueve el sistema actual atrapándolos en múltiples dimensiones, están siempre terminando al borde de riesgos ineludibles, vidas frustradas, víctimas de adicciones esclavizantes en un laberinto ( casi) siempre sin salida.

Invitación al pleno disfrute y ejercicio de la FELICIDAD…. La busca de esas alegrías plenas, pequeñas en el día a día de la vida cotidiana, que nos lleve a la FELICIDAD supone tener un marco global de referencia en cuanto a que momentos históricos se están viviendo del punto de vista civilizatorio. ¿ Dónde estamos hoy? En el período del declive y culminación de la llamada “Civilización del petróleo”. Eso conlleva una crisis crónica, terminal e irreversible de un nuevo ciclo civilizatorio. Mantendremos del presente todo lo esencial, útil, necesario y sobre esas bases refundaremos una nueva civilización con un alto componente de creatividad, innovación impregnado de solidaridad, amor en todas sus dimensiones. Entendemos como sustancial la necesidad de cambiar el enfoque sobre la vida, actividades y muerte de los homo sapiens sapiens en el planeta.

Tenemos que pasar del quién soy, de dónde vengo, adónde voy al QUIÉNES SOMOS, DE DÓNDE VENIMOS, ADÓNDE VAMOS. Hasta ahora las corrientes filosóficas, religiosas, políticas han enunciado mayormente sus posturas desde el enfoque individual prototipos de hombres al cabo de la historia, hombres preclaros ejemplo de vida, los mejores individuos en todas las dimensiones de la actividad humana. Los héroes y/o heroínas, mártires, lideres. Pero además ninguna de ellas ha alcanzado, al cabo de la historia, a conformar como alternativas a todos los seres humanos que habitan el planeta. Eso ha llevado a la multiplicidad de propuestas, a la confrontación, a la guerra. Entendemos que debemos modificar sustancialmente el enfoque de nuestras propuestas, debemos desarrollar y consolidar el concepto básico y unificador de que somos especie, somos un colectivo que viene de los amaneceres de los tiempos siempre en transformación en una expedición de búsqueda con y hacia la FELICIDAD. Que cada individuo en el período de sus respectivas generaciones tenga consciencia espiritual que vistos en forma individual tenemos una vida, pasión y muerte acotada en el tiempo. Pero como especie, somos inmortales (¿), debemos hacer lo imposible para que nuestros descendientes vayan trasladando logros consolidados, en forma responsable, revolucionada y mejorada, el pasaje vital de las experiencias culturales, tecnológicas de la especie como un todo, civilización tras civilización. En definitiva pensamos que nuestro destino son las estrellas, radicarnos en la Luna y otros planetas es una cuestión de supervivencia. Y al ser como somos, .nos expandiremos hasta donde lleguemos en el eterno e infinito Multiverso..capaz nunca dejemos de viajar, de ir y llegar permanentemente por siempre en las galaxias . ¿No será nuestro destino , ser los primeros exponentes de un tipo ( ¿único?) de inteligencia a nivel universal y por ende la necesidad de expandirnos por el Cosmos? Como dioses transformándonos hacia la perfección que nunca alcanzaremos y transformando los mundos para el mejor vivir, para la felicidad. Ya hoy tendríamos que crear, desarrollar y ejecutar una propuesta madre unificadora, inventar una consigna guía que abarque, sin exclusión de naturaleza alguna , a todas las personas del planeta , en todos los idiomas y a todas las escalas. A lo mejor alcance con decir algo así, definámoslo entre todos: “SOMOS HOMO SAPIENS SAPIENS, SOMOS DIVERSOS EN LA IGUALDAD. SOMOS NATURALEZA NUESTRO CUERPO Y NUESTRA ALMA , SON POLVO Y ENERGÍA DE ESTRELLAS”. Que esta frase madre ( o alguna parecida) sea el bastión ideológico estratégico para conformar un plan maestro que comprenda todas las acciones necesarias para cumplirlo, a través de círculos virtuosos, cíclicamente al cabo de las sucesivas e infinitas civilizaciones futuras. Capaz nunca dejemos de viajar, de ir y llegar por siempre en las galaxias , que el recuerdo de la Madre Tierra sea el reconocimiento hacia el origen de la búsqueda de la FELICIDAD, en infinitos raccontos vertiginosos de imágenes cotidianas sucedidas y también de poemas , sonidos de lluvia y cantares de aves, perfumes de flores multicolores, susurros de canciones de amor.


Prof. Ruben Sánchez Martínez
SHANGRILA.

ANTROPOLOGÍA NUTRICIÓN