¡ILUSO!, no son las guías alimentarias, es el sector político

Fecha: 25 Marzo posteado por Sebastián Prates

Las guías alimentarias son útiles para los educadores, y para refregárselas en la cara a los políticos, pero no son útiles para la población, salvo que la refregada impulse políticas saludables verdaderamente significativas. De lo contrario el paciente y las guías se ahogan por incompatibilidad en la sociedad obesa de la que somos parte.

El año pasado fuimos los primeros en difundir y promover las nuevas guías alimentarias de Brasil. Y es que fueron y son totalmente novedosas, dándole un puñal-de frente- a la industria. Pero ese puñal no tiene ningún efecto por sí solo. ¿Alguien piensa que unas guías puedan cambiar los hábitos de una población? No hay ni habrá ningún caso ni parecido que refleje tal situación.

A nuestro entender el camino en Uruguay es con una serie de medidas a implementar, para recién comenzar a pensar saludablemente.

1- Materia Nutrición en sistema educativo: Licenciados en Nutrición en todos los centros de estudios de educación inicial, primaria y secundaria, y además un chef, agregando este último la práctica y el arte de cocinar. Por lo cual el estado y privados deberían invertir en el acondicionamiento y la creación de un sector de producción en cada establecimiento para que los niños APRENDAN. Parece mucho pedir, pero no lo es. En secundaria existen los laboratorios, por ejemplo de química y biología, donde se realizan las prácticas de esas disciplinas-materias.

2- A-Mejorar el etiquetado de información nutricional de los alimentos- Etiquetado semáforo-

B- Regulación de la publicidad principalmente en televisión (Aunque nos ataquen desde varios portales masivos de internet).

C- Controlar eficientemente a la publicidad engañosa y multarla

D- Desviar la publicidad de ultraprocesados de su objetivo. Prohibir la publicidad de estos alimentos en horarios de protección al menor. La publicidad de cigarrillos está prohibida las 24 horas. ¿Cuál es la diferencia entre los cigarrillos y los ultraprocesados?, que estos últimos provocan aún más patologías y muertes.

3- Implementar un programa eficiente de autoabastecimiento a través de las huertas urbanas, generando un versus natural entre el alimento recién salido de la tierra y los utraprocesados. Hasta ahora estos huertos tienen un gran impulso a través del activismo y del pequeño Plantar es Cultura del MEC que tuvo un presupuesto para la risa. Es hora que el estado se ponga a INVERTIR en lo saludable, nadie en su sano juicio le reprochará.

4- Reproducción de locales y ferias exclusivas de frutas y hortalizas que tengan trato directo con el productor acortando intermediarios y los costos

5- Fortalecer al pequeño productor familiar agrícola a través de exoneraciones

6- Disminución impositiva a los servicios que brinden menús saludables gestionados-asesorados por licenciados en Nutrición.

7- Reglamentación del ejercicio del profesional en la Nutrición (Aunque parezca mentira la profesión que tiene más de 5 años de estudio no está reglamentada)

Estos puntos no los implementa una guía, lo hace el sector político. Y si la maquinaria no se pone en marcha, usted colega, saldrá con una decorada guía alimentaria, nueva, recién editada, que será su escarbadiente para luchar contra molinos de viento. Y perderá como hasta ahora. Y perderá la sociedad que tiene al más del 50 por ciento de su población en sobrepeso u obesidad..

Lic. Nutrición Sebastián Prates. Representante orden de egresados en Comisión Directiva de la Escuela de Nutrición- Universidad de la República- Uruguay

Compartir:

Te puede interesar